No a la ley Sinde

Publicado: diciembre 19, 2010 en Uncategorized

Por Miriam Ortuño

Internet supone una alternativa. Una alternativa a la televisión, a la prensa de los periódicos,  a las películas comerciales. Nos ayuda a promocionar nuestro trabajo, a aprender cómo hacer una tortilla de patatas, a leer noticias de países lejanos.  A encontrar letras de canciones, calles,  películas rarísimas. A pedir consejo y ayuda, leer sobre un medicamento, hacer un trabajo, ver porno, protestar sobre algo injusto, vender algo viejo, comprar algo extraño. Cada uno tiene su razón o razones particulares, pero sobre todo Internet nos abre la mente, porque es libre y de todos.

Por desgracia, poco a poco el mercado se está apoderando de este nuevo medio de comunicación. Cada vez que queremos leer una noticia en un diario electrónico o ver un video en You tube nos tenemos que tragar un anuncio antes.  La red se concebió como un proyecto libre y neutral.  Ese aspecto anárquico y desjerarquizado ha permitido que millones de ciudadanos de todo el mundo lo hayan hecho suyo.  Internet es la prueba de que la televisión no funciona, no nos dan lo que queremos,  a pesar de lo que suelen argumentar.

La población está reemplazando la televisión por la esfera virtual. Nos gusta poder elegir los contenidos y verlos cuando tenemos tiempo. No queremos el esquema televisivo en Internet. No queremos que nos digan lo que podemos y no podemos ver.  No queremos anuncios por todas partes ni que creen los contenidos por nosotros.  La red tal y como está demuestra que los seres humanos tenemos un enorme potencial creativo.  Abrimos  páginas webs, las diseñamos, hacemos canciones y las colgamos en páginas como MySpace, escribimos críticas de música y cine. El ser humano tiene la necesidad de crear y de compartir lo que crea y los medios convecionales nunca habían ofrecido esta posibilidad.

Las  empresas quieren meter las pezuñas en la red y poco a poco lo van consiguiendo. El próximo martes 21 de diciembre  se decide la aprobación de la controvertida Ley de Economía Sostenible, más conocida como Ley Sinde o ley antipiratería, que afecta al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet.  Por este motivo,  las páginas de descarga y “streaming” más importantes de España han aparecido hoy de luto, con el siguiente mensaje: “Si se aprueba la ley Sinde, esta página desaparecerá. Internet será una tele más, al servicio del poder. Por la libertad de expresión en la Red. No a la censura. No a la Ley Sinde. No al cierre de webs”.

Como usuarios de Internet que somos, no debemos permitir que gobiernos y entidades económicas decidan el futuro de Internet.  La red es una anarquía, nadie tiene poder sobre ella, por lo tanto,  no debe someterse a las reglas del juego de la falsa libertad de elección de las democracias occidentales. A continuación os dejo los 10 principios del Manifiesto en defenda de los derechos fundamentales de Internet:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Anuncios

Cine de sofá y manta

Publicado: diciembre 18, 2010 en arte, arte virtual, Cine, cultura

Por Teresa Mata

Internet nos permite planificar una tarde de cine: desde ver la cartelera, leer el argumento y las críticas de una determinada película, hasta reservar y comprar una entrada. Y todo sin movernos de casa, a tan solo un click. 

Hay muchas páginas webs dedicadas a contenidos cinéfilos, con estrenos, críticas de películas, trailers, carteles e información sobre cine en general. Y además, cada vez son más. Son páginas como cinemanía, filmaffinity o the internet movie data base, IMBD, la mayor base de datos de cine. También otras páginas web como  cinemagazine o fotogramas, que tienen su propia revista en edición impresa.

 También contamos con páginas de aficionados, de organizaciones, festivales y productoras.  Y por supuesto con páginas de directores. Los españoles Alejandro Amenábar, Almodóvar, Fernando Trueba,Julio Medem o Isabel Coixet, entre otros, no han dudado en utilizar la red para hacer su página personal. Y lo mismo pasa con los actores.

Pero además de acceder a información relacionada con el cine, Internet es también una sala de cine. Todos conocemos páginas donde poder encontrar películas incluso aquellas que todavía estan en el cine. Es el caso de cinetube, películas yonkis y un sinfín más.

La red tiene diferentes formas de exhibir estas películas. El streaming, el visionado online. Así, el distribuidor de la película tiene el control de la misma, y además, la calidad es bastante mala. Tienen la restricción de tiempo aunque de todas formas en youtube puedes encontrar como saltártela. O bien, mediante la descarga, la calidad es mejor, pero tarda más tiempo.

En definitiva, hay muchas formas de acceder a aquella película nueva que queremos ver u otras que queremos recordar. Yo prefiero disfrutar del cine en una buena butaca, en una sala de cine, por pequeña que sea y en buena companía.  Además el precio no tiene porque ser  un inconveniente, hay que saber buscar bien, que no todos los cines son caros.

 

Pero, ¿Cambiamos las salas de cine convencionales por la red?,  ¿usamos ambos métodos? o ¿nos conformamos con verlo en una dudable calidad desde nuestro sofá?

Arte en la calle

Publicado: diciembre 11, 2010 en arte, Cibercultura, cultura, pintura
Etiquetas:,

Por Paula Román

Frente el arte que se muestra en los museos, o galerías, que son ámbitos que el sistema se apropia para asegurar la hegemonía de sus idea; están las actitudes que los que la crítican considera como sub-artísticas o, simplemente, indignas de ser consideradas como “arte”. Obras que enfatizan la comunicación y permiten el diálogo social. Obras en donde pesa más la función de trasmitir mensajes que la estética. Obras que permiten la información sin imposiciones ideológicas y sin la crítica que señala qué es arte y qué no lo es.

Estas obras llegan a las calles de manera reivindicativa, grupos de gente independiente que busca crear su propio arte y expresar su modo de pensar y su crítica social, en el mismo espacio de la sociedad. Una subcultura creada de las calles y no de las instituciones.

La relación que propone la calle impone una revisión de los esquemas y planteos estéticos y sociales. El sólo hecho de salir a la calle es ya una crítica y un cuestionamiento de la función del arte.

Así pues, estas artes se manifiestan pero son criticadas y amenazas por la cultura institucionalizada. Un gran error, ya que se ven como vandalismo cuando (salvo excepciones) son meras obras de arte como cualquier otra. Entonces, ¿arte o no arte?

Uno de estos artistas reivindicativos es el inglés Banksy, que comenté la semana pasada, y utiliza principalmente el graffiti urbano como forma de denuncia social. Aquí os dejo algunas imágenes.

Por Paula Román


La aparición de WikiLeaks, con sus cientos de miles de revelaciones, cambió radicalmente el panorama informativo mundial. EE.UU. puso el grito en el cielo y el fundador del sitio, Julian Assange, se prepara para lo peor con más gigabites de denuncias. Con todo este barullo que se ha formado por la publicación de información confidencial por wikileaks, los “poderosos” quieren ahogar Wikileaks y muchas empresas importantes como MasterCard, Paypal, Amazon y de otras webs que niegan sus servicios a Julian Assange. Ante estos ataques y repudios a estas filtraciones, la red se ha movilizado y ha realizado diversos ataques a portales web. Estos ataques de respuesta internauta lo han llamado Operación playback (venganza).

El grupo Anonymous del que hablé la semana pasada es la organización que se ha confirmado como el autor de esta megaoperación que ha pillado por sorpresa a los grandes. Este miércoles este grupo realizó un ataque al PostFinance, el banco suizo que congeló las cuentas de Assange.

Así pues, parece que la información, internet, la sociedad, y el activismo se revolucionan cada vez más dando pasos que hasta ahora no se habían dado nunca. Por un lado, hay ciertos grupos que intentan oprimir a Wikileaks, y por otra parte, la respuesta internauta por parte de este grupo con miles de activista que parece un hecho cada vez más fuerte entre la sociedad. Por otra parte están las redes sociales, que o no saben que hacer o van en contra de ella. Hay un revuelo y todavía no se sabe bien si Wikileaks y Julian Assange saldrán adelante o acabaran totalmente borrados del mapa. Yo creo que está teniendo una gran repercusión en todos los medios y la gente, y todas esas respuestas de venganza darán juego a Wikileaks, aunque tampoco de manera total, ya que hay mucha gente que la critica, por la calidad y el protocolo periodísticos y demás.  ¿Vosotros qué pensáis ?

 

Por Miriam Ortuño

Ahora que viene la Navidad y supongo que tendréis que hacer muchos regalos os recomiendo la página web Yomango. YoMango es una marca cuyo objetivo principal, como el de todas las ‎marcas importantes, no es tanto la venta de cosas, sino la adquisión masiva de un estilo de vida. Esta página web incita, como supongo que habréis deducido, a “tomar prestados” los productos de grandes empresas y compañías multinacionales.

Se trata de una práctica de desobediencia civil basada en el hurto. De esta forma, no favorecemos la continuación del ciclo producción-consumo y  atacamos el sistema capitalista desde la base.  Yomango simboliza la búsqueda de alternativas que nos permiten superar un modelo de consumo que se ha mostrado insostenible social y ambientalmente.

Éstos son algunos de los ésloganes de Yomango:

“Yomango, porque la felicidad no se puede comprar”

“Yomango, ¿lo quieres? Lo tienes”

“Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás Yomango”

 

En su foro dan muchos consejos y explican las instrucciones que deben seguirse paso a paso para,   por ejemplo,  sacar el euro de los carritos de la compra o  frenar el contador de la luz. Además, os dejo con un vídeo  que, a través de una serie de amenas lecciones, nos enseña como llenar nuestra nevera gratis. Y por último, os recomiendo una página web muy útil: Sindinero.org. Es un portal que fomenta lo gratuito y aboga por un estilo de vida menos esclavizante. Además, nos advierte sobre estafas en internet y nos recomienda actividades culturales extremadamente baratas.

La iglesia se está modernizando. Utilizar condones ya no es pecado, tampoco lo es, según afirmaba el obispo inglés Tim Jones, robar por necesidad en los grandes centros comerciales. “Es mejor que prostituirse o recurrir a la violencia” reconocía el clérigo.  Sinceramente, creo que si quieres actuar contra el sistema, es mejor consumir lo mínimo posible, sólo comprar las cosas imprescindibles y  en pequeños comercios. Aunque apoyo totalmente la postura del cura inglés que, por otra parte, estoy convencida de que es familia de Robin Hood.

 

Por Miriam Ortuño

Escribir la historia de tu vida en menos de un día,  recrear una escena de una película que te hizo llorar,  fotografiar a tus padres besándose, escribir la conversación telefónica que te hubiese gustado tener y jamás tuviste, hacer que tu familia escriba sobre ti, echar una foto debajo de tu cama, crear la canción mas triste del mundo, hacer una pancarta positiva…Éstos son algunos de los deberes que manda Miranda July. Cientos de personas de todo el mundo han mostrado su faceta más artística  y creativa al colaborar en este proyecto interactivo llamado “Learning to love you more” (Aprendiendo a quererte más).  Se trata de una obra de arte colectiva que podéis ver en internet a través de su página web (http://learningtoloveyoumore.com)

No se puede decir que la polifacética Miranda July tenga una relación unilateral con sus lectores. Esta artista estadounidense involucra al público al máximo en la mayoría de sus obras. Su literatura y sus proyectos son un constante juego para el lector.  En este caso, los internautas debían seguir las instrucciones de la autora y enviar los deberes acabados en diferentes formatos: postal, video, foto, poema , puzzle o texto. Más de 9.000 personas participaron en estos talleres, lo que demuestra las ganas que tenemos de ser dinámicos y de formar parte activamente en los procesos de creación. Ya no nos conformamos con ser meros espectadores, ahora queremos lanzarnos a la acción.

Uno de los objetivos principales de esta obra es, como revela su título, aprender a querernos más, a valorar las pequeñas cosas de la vida cotidiana, porque es ahí donde se encuentra la verdadera felicidad. Ahí van algunos ejemplos de lo que ha hecho la gente para que podáis comprender mejor de qué van las tareas y os animéis a participar.

1-Haz una pancarta protesta y protesta.

2-Dibuja uno de los pósters de tu adolescencia.

3- Recrea una discusión

4-Describe tu gobierno ideal.

Ojalá funcionara una anarquía pacífica donde la gente fuera responsable de sus propias acciones y necesidades. Parece que cuando una persona o grupo alcanza el poder sobre otras personas o grupos se trasforman en gente egoista y corrupta. Mi gobierno perfecto se ocuparía de las necesidades de la gente y del planeta. No se ocuparían de ser ricos o poderosos. Y si ese gobierno soñada se diera cuenta que estaba mas ocupado por sus propios problemas que por los de la gente , dimitiría y dejaría que otros se ocuparan de las cosas.

5-Dibuja una constelación de los lunares de alguien

 

 

Ciberactivismo

Publicado: noviembre 27, 2010 en ciberactivismo, Cibercultura
Etiquetas:, , ,

Por Paula Román

En la sociedad que nos encontramos rodeada cada vez más del carácter cibernético de las cosas, en una sociedad de información con las TICS (Tecnologías de información y comunicación) la cultura ha derivado a una cultura basada en el Social media y la web 2.0. Y todo esto ha tenido sus consecuencias en todos los ámbitos de la sociedad, uno de ellos, y de los que todavía no habíamos hablado es la política. Me refiero al activismo político, ésto es la acción con intención de efectuar un cambio de social o político.

Esta acción política ahora se ha llevado también a internet, y se ha creado el ciberactivismo, que sería el conjunto de técnicas y tecnologías de la comunicación, basadas en internet y telefonía móvil, asociadas a la acción colectiva o desobediencia civil, en el espacio virtual.

Por tanto, ahora, la gente en vez de salir a la calle a manifestarse, la gente se reúne a través de páginas webs para reivindicar ciertos temas. Una herramienta que está teniendo muchísimo éxito . Dentro del ciberactivismo hay ciertos movimientos específicos, uno de los más relevantes Hacktivismo,donde través de hackers se reuen para crear páginas webs y reunirse para actuar. Uno de los mejores ejemplos de ahora en España, están relacionados con la polémica del cierre de las páginas webs, o el canon digital que hay que pagar por la Ley de Propiedad Privada, donde en ambas se han formado dos grandes grupos que les han declarado la guerra.

Uno de ellos es la red de Hacktivistas que ha lanzado una campaña que consiste en el envío de correos electrónicos a los diputados para combatir la ley Sinde. Han conseguido ya un total de 290.914 mensajes enviados a parlamentos.

Anonymous son el colectivo ciberactivista contra el lobby anti-piratería, que han realizado diferentes ataques a páginas web, sobre todo en EE.UU. En España se ha embestido contra las páginas de las SGAE, el Ministerio de Cultura y de Promusicae consiguiendo tumbar sus páginas. Estas acciones han tenido polémica ya que han  sido cuestionadas como delincuencia al tumbar webs, aunque otros consideran que son simples acciones de protesta como cualquier manifestación.

Otra forma de ciberactivismo muy interesante es el Artivismo, en este caso, se refiere a la proyectos artísticos que cuestionan temas sociales y políticos desde un punto de vista crítico. El cartel, es una grupo artivista que a través de carteles por las calles manifiesta temas reivindicativos. Aquí podéis ver algún cartel.

Banksy, es otro artivista muy famoso por sus grafitis en Londres , que hace poco a colaborado con los Simpsons, apareciendo en un episodio, con una fuerte crítica a la Fox, aludiendo a una empresa asiática explotada. Sin embargo, el capítulo ha sido pagado y difundido por la FOX sin problemas.