Wikileaks, la clave del buen periodismo

Publicado: octubre 24, 2010 en Uncategorized
Etiquetas:,

Por Miriam Ortuño

Esta semana hablamos de Wikileaks,  un portal de Internet que permite a periodistas y comunicadores poner a disposición del público materiales que han sido censurados. El nombre de esta página es muy significativo y resume perfectamente la función de este servicio público. “Wiki” nos remite a la famosa enciclopedia online Wikipedia y “leak” significa filtración, por tanto la intención de Wikileaks es  desarrollar una versión no censurada de Wikipedia que sirva para la publicación masiva y el análisis de documentos secretos.

Esta organización sin ánimo de lucro fue fundada por el periodista australiano, activista y ex hacker profesional, Julian Assange. La página web ha supuesto un nuevo modelo de libertad de expresión y se financia básicamente a través de las donaciones de organizaciones en defensa de los Derechos Humanos y asociaciones de periodistas y comunicadores. Rechazan toda aportación financiera procedente de gobiernos, empresas o publicidad. Wikileaks se autodefine como el periodismo de investigación más barato.

La fuente principal de información de Wikileaks son los “whistleblowers”, informantes que permanecen en el anónimato tras sus filtraciones. Lo que mueve a estas personas a dar el chivatazo, contaba Assenge durante una entrevista, suele ser la indignación moral, el deseo de sacar a la luz  injusticias que permanecen ocultas en la prensa.

En este portal informativo no sólo figuran informes de países con regímenes dictatoriales, los democráticos también tienen mucho que esconder. Esta semana se filtraron más de 300.000 documentos secretos referentes a las acciones del ejército estadounidense durante la guerra en Afganistán. Estas publicaciones han causado un gran revuelo en EE.UU, pero no es la primera vez que una filtración de Wikileaks se hace eco en la actualidad informativa mundial. En mayo de este año difundieron el famoso vídeo en el que el ejército americano tiroteaba a un grupo de civiles en Bagdad desde un helicóptero Apache. “Mira a esos cabrones muertos”, se escuchaba comentar a uno de los oficiales. “Bien hecho, buen disparo”, le respondía su compañero.

Esta clase de documentos archivados por el Pentágono no son algo irregular y extraordinario. Múltiples informes describen a prisioneros con los ojos vendados, maniatados y recibiendo golpes, latigazos y descargas eléctricas. Como era de esperar, los políticos y los medios de comunicación norteamericanos han atacado la labor de este medio apelando al peligro que suponen estas revelaciones para la seguridad nacional y asegurando que Wikileaks se encuentra aliada con el enemigo.

En definitiva, esta nueva referencia del periodismo no sólo ha ridiculizado el trabajo del resto de medios de comunicación, sino que ha conseguido convertirse en un altavoz incómodo para muchos gobiernos, bancos, empresas multinacionales y poderes públicos. Assange contaba en una entrevista para el diario El País que le avergüenza el estado de impotencia del periodismo y los abusos que se cometen desde la prensa: “El mayor abuso es la guerra contada por los periodistas. Periodistas que participan en la creación de guerras a través de su falta de cuestionamiento, su falta de integridad y su cobarde peloteo a las fuentes gubernamentales”.

Necesitamos más Wikileaks, a nivel nacional e internacional. Un periodismo de calidad, sin censura, que recoja información de todo tipo de fuentes y que ataque las injusticias sociales con datos objetivos. Si queréis informaros más sobre el trabajo y los documentos comprometidos de Wikileaks sólo tenéis que entrar en su página web: http://wikileaks.org/

 

Anuncios
comentarios
  1. Marina dice:

    Lamentablemente, creo que llegan malos tiempos para Wikileaks. Hace poco leí una noticia sobre que la petición de Assange de establecer su web en Suecia había sido rechazada por este país. Habría sido una gran noticia, ya que les habría facilitado las cosas, pero al parecer, Suecia se ha echado atrás.
    También oí que el Pentágono iba a organizar una investigación para intentar sacar los “trapos sucios” de Wikileaks. Esperemos que la veracidad de los documentos los salve, aunque la manipulación de organismos contrarios a ellos puede hacerles bastante daño.
    Muy buena entrada, Miriam, me apetecía leer algo sobre este tema :).

    Hoy he encontrado otra noticia que habla más o menos de lo mismo:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/18/internacional/1287428281.html

  2. Pablo dice:

    Esta bien esto de que exista un medio de comunicación sin ánimo de lucro y, sobretodo, al margen de cualquier influencia por parte de los gobiernos, como bien dices, no solo por parte de los países dictatoriales sino también de las democracias.

    Toda esta información secreta que está saliendo a la luz demuestra la cantidad de información que desconocemos los ciudadanos ya que lo que recibimos siempre pasa por los filtros propios de la ideología o intereses de cada medio

  3. ticyeduca dice:

    ¡Gracias Míriam por darnos a conocer esto! Yo no tenía ni idea de que existiera. En cualquier caso, me parece una iniciativa necesaria dado que la información hoy en día pasa por tantos filtros, la endulzan tanto, que a nosotros nos llega la mitad de la mitad. Es importante que en algún momento de nuestra carrera nos planteemos la cuestión de que, tal vez, en un futuro, nosotros pertenezcamos a un grupo empresarial que trate la información de manera tendenciosa. ¿Qué haremos en ese caso?
    Adriana Cabeza

  4. Si os interesa el tema, aquí tenéis una entrevista muy interesante sobre el fundador de Wikileaks: http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Cita/secreta/hombre/hace/temblar/Pentagono/elpeputec/20101024elpdmgrep_1/Tes

    Pues yo personalmente estoy totalmente de acuerdo con Assange, creo que el periodismo está pervertido por los gobiernos y otros organismos. Si vemos un telediario en tv nos damos cuenta de que todas las noticias son iguales, los periodistas se dedican a reproducir con otras palabras lo mismo añadiendo algunos matices. Cuando nos enseñaron en la carrera a hacer artículos periodísticos todos recurríamos a las mismas fuentes de información: la agencia EFE, el ministerio de cultura, defensa… No nos han enseñado a contrastar información, lo que diga una agencia de noticias no tiene porqué ir a misa y si ser periodista significa volver a escribir lo que han escrito otros y no investigar, creo que prefiero dedicarme a otra cosa. Miriam

  5. Santi dice:

    Hola. Es muy grato encontrar blogs de interés como el que hacéis. Mi sincera enhorabuena.

    En cuanto a la entrada de los Wikileaks quisiera resaltar su utilidad e impacto, a pesar de que la contrainformación es algo que existe -por fortuna- desde hace mucho tiempo. Se podría decir que es una consecuencia natural, y necesaria, de la misma transmisión informativa. Por suerte, hoy en día creo que hay más medios para contrarrestar la oficialidad; en este sentido, de momento internet sigue siendo una vía donde se respira cierta libertad.

    Por otra parte, después de leer la entrevista con el fundador Julian Assange me queda una sensación de cierto personalismo, o espectacularidad, que quizá entra en contradicción con lo que debería ser una respuesta colectiva al engaño y la manipulación que la sociedad civil sufrimos por parte de las grandes corporaciones, los gobiernos, etc.

    En fin, gracias por la entrada y mucho ánimo con el blog.

    Santi.

  6. […] Wikileaks, la clave del buen periodismo octubre, 2010 5 comentários LikeBe the first to like this post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s